miércoles, 1 de junio de 2011

La hora del café

Pues resulta que el otro día me pasé por primera vez por el apartamento que tiene ahora mismo mi hermana, cosa que suelo evitar porque tiene dos mascotas sumamente cariñosas y de este tonelaje ...


... que te dejan que parece que te ha pasado una carga espartana por encima, aparte de que luego hay que hacer contorsionismo para meterse una entera en la lavadora en programa antibabas.

Y resulta que la visita mereció la pena, porque esta es la vista que tiene desde su jardincillo, donde ahora que ya hace un tiempo estupendo en Málaga es donde sale a tomar café.



Supongo que siempre me queda la opción de envolverme en plástico como las maletas en los aeropuertos cuando vaya a por el siguiente :P

6 comentarios:

Swasky dijo...

Cuando he visto por primera vez ese perro he esbozado una sonrisa. Melito está en su "sitio". Sólo un perro que está en su "sitio" puede descansar y apoyar el morro de "ésa" manera.

Cristina dijo...

En realidad, estaba en "mi" sitio, pero como para moverlo :D:D:D:D:D

clara dijo...

Un café con vistas bien se merece un cierto babeo de perro. Mientras el perro no sea mío y tenga que cuidarlo...

Luis Ruiz dijo...

No está mal la vista desde el jardincillo, a pesar de los "inconvenientes"... Bien pillados, el perro y las grúas.

joshemari dijo...

Te felicito... mejor dicho, felicita a tu hermana de esa maravillosa vista que tiene y que tú has dibujado.
Aparte, ese perro está genial!

Cristina dijo...

Gracias! Me falta pintar a Indy, pero ese es muy nervioso y no se está quieto :D:D