miércoles, 15 de febrero de 2012

Pallejà

El domingo pasado estuve en Pallejá y aproveche para dibujar el Castillo, en realidad una casa señorial del año 1590, que servía de refugio a los vecinos de la época ante los ataques de los bandoleros.
Además, coincidió con la Fiesta Mayor, por lo que intente captar una parte del desfile. Dibujar un grupo en movimiento es realmente complicado, tenía unos pocos segundos para dibujar algo y luego debía moverme para adelantar al grupo y volver a situarme para dibujar otra parte, y así varias veces. Eso explica algunas de las incoherencias que se pueden ver en el dibujo (además es una excusa estupenda para justificar que el dibujo no sea de una gran calidad: "como quieres que dibuje bien si no paraban de moverse").
En fin, pese a todo y al frio, siempre el dibujo es una experiencia estimulante.