viernes, 22 de junio de 2012

Remolcadores en el Puerto de Ferrol


Dos días en Ferrol + uno de ida y otro de vuelta. 
Preciosa la ciudad, el puerto y los alrededores. Me quedé con ganas de ver muchas cosas y pintar muchísimos paisajes. Eso es buena señal, creo que Ferrol lo merece.
El primer día, lloviendo a mares, pinté desde el puerto de Curuxeiras una vista de la ciudad, este puerto es el antiguo de pescadores y ahora tiene mas embarcaciones deportivas que de pesca, pero sigue siendo el puerto de Ferrol. El otro puerto, el militar no es visible para todo el mundo y me quedé con ganas de verlo.
El segundo día comimos en Coruña, visita obligada por imperativo familiar, hice un apunte del restaurante, y vimos un poquito del ambiente urbano. El tercer día, por fin, pude pintar a gusto y sin problemas, me enganché con esta esta vista de los remolcadores y me quemé con el sol que me daba en la cabeza. Ferrol me engañó creí que iba a estar nublado e hizo una mañana espléndida con un sol de justicia.