martes, 11 de junio de 2013

Almería

Unos días en la zona del Cabo de Gata. Hacía tanto que no iba por allí que estaba con el síndrome de abstinencia. Necesitaba ver esa luz especial que tiene, escuchar a la gente con ese habla de vocales abiertas, ver el paisaje, la arquitectura cúbica que tanto se parece a la del norte de Africa y a la de otras zonas de la Europa del Sur.