lunes, 26 de mayo de 2014

El Viaje del dibujo


No hace demasiado tiempo, el viaje de vuelta a casa era una rutina aburrida. Lo único diferente era el título del nuevo libro que empezabas a leer y el verdadero aliciente era llegar rápido al destino. No es precisamente el Orient Express, vamos. Entonces… ¿qué me ha ocurrido para que hoy en día viva el viaje de forma tan distinta?
En principio parece que el viaje es el mismo, la misma hora de partida y llegada, el mismo trayecto… Lo que ha cambiado radicalmente es mi interpretación de este viaje. Para empezar observo a mis compañeros de viaje y trato de dibujar su alma, y esto sí que es un viaje muy largo. Así que cada trayecto es un nuevo dibujo y un nuevo viaje, de la misma manera en que cada persona es un viaje en potencia.