miércoles, 9 de julio de 2014

Juego de Damas

Recién llegada a Madrid, uno de los museos que más me gustaba visitar era el Arqueológico Nacional. Aunque las salas tenían un aire un poco insulso y decadente, los tesoros que guardaban  eran impresionantes y el edificio muy  destacable. Después de 6 años  por fin lo han remodelado y ahora el MAN es un museo para los nuevos tiempos, interactivo y accesible.
Su contenido es básicamente el mismo aunque con una presentación actual. En mi primera visita tras la reapertura me dirigí a presentar mis respetos a mi habitante preferida, la Dama de Elche.  No puedo evitarlo, ante ciertos cuadros y esculturas siento siempre una emoción especial.
Tras admirarla decidí saludar al resto de las Damas y como tenía bastante tiempo me puse  a dibujarlas.
Las damas son las esculturas más relevantes del arte íbero. Están realizadas en piedra caliza y en ellas se aprecian restos de policromía. Su estilo se caracteriza por presentar similitudes con las esculturas griegas de comienzos del siglo V a. de C., con una acusada frontalidad y rigidez. Portan lujosas vestiduras, tocados y joyas recargadas y ostentosas en las que se aprecia la influencia fenicia.
Me parecieron encantadoras las pequeñas damas del  Cerro de los Santos en la provincia de Albacete




Del mismo lugar es la Gran Dama Oferente que con su presencia hierática me impone un poco de respeto, cercano a la reverencia que debía de causar en sus contemporáneos.



La presentación actual de la Dama de Baza ha mejorado con respecto a la antigua, ya que se acompaña con el ajuar funerario con el que se halló. Las espadas hacían pensar que presidía la tumba de un guerrero pero en el interior de la estatua se encontraron restos de una mujer joven. Tal vez fuera una sacerdotisa, una mujer noble o porque no, una mujer guerrera, quien sabe…


Curiosamente esta disposición me recordó muchísimo a la fiesta de los Mayos en Madrid, para los que estuvieron en una quedada que organizamos los dibujantes madrileños  les resultará familiar. Para los que no, en esta fiesta niñas de 8 a 12 años (las Mayas) son entronizadas y permanecen sentadas, inmóviles y rodeadas de ofrendas en forma de flores, comida y céramica. Me pareció increíblemente ancestral.

Y por último la joya de la corona, la Dama de Elche, aislada en su urna, con su mirada perdida e inmutable.




Os recomiendo la visita al MAN, yo seguro que volveré a deambular por sus salas…

2 comentarios:

Chagua dijo...

Buen reportaje. Ilustrativos los dibujos. Espero pasarme la próxima vez que tenga tiempo en Madrid.
Saludos

Véronique dijo...

Llego tarde para ponerte un comentario... Enhorabuena por tus damas y por tu talento ! A mí también me gusta dibujar en el arqueológico. No me he atrevido con la dama de Elche todavía...