jueves, 4 de diciembre de 2014

En Lisboa

Eduardo Salavisa y Rita, en su casa

Lapin (paece un judío!) retrata a Joao Catarino

Barman del glamouroso bar Procopio

En Lisboa
He vuelto enamorado de esa ciudad. Es su sabor, su variedad y, como me dijo una alberguista bielorrusa: todo en Lisboa es romántico. Pero es la gente. Los colegas. Eduardo. Lo mejor.
La presentación de Diarios de Viagem, bien acompañada de público.
José María Sánchez, al ver el apunte de Lapin retratando a Catarino, me dice: macho, tus dibujos parecen bocetos para luego hacer cuadros. No sé si lo entendí del todo. Pero cuando veo los bocetos preparatorios de cualquier obra, disfruto más que con la pieza final. Cada cosa en su valor, por supuesto. Y sí. Me gusta dejar las cosas nada acabadas.
Podéis ver el resto de dibujos en mi página de Flickr. Algunos tendré que escanearlos y volver a publicarlos. El móvil no da demasiado de sí. O no sé sacarle partido.


4 comentarios:

Inma Serrano dijo...

Espectaculares!

Joaquín Aragón Vega dijo...

A mí me encanta ese aire especial, no sketcher, sino más de apunte de pintor, como bien dice Jose María.

joshemari dijo...

Amigo Javier, tus "bocetos" son auténticos cuadros. No necesitan más!!
En ellos, lo dices todo!!
Un fuerte abrazo.

Juan María Josa dijo...

¡vivan las obras inacabadas bien realizadas!