lunes, 9 de febrero de 2015

¡Así como el Lucero luce en la Aurora, en Andalucía Carmona!



   
"¡Carmona es, con mucho, la ciudad más fuerte de toda la provincia!" Estas palabras salieron de la boca del mismo Julio César para referirse a Carmona y a la provincia Baetica -más o menos la Andalucía occidental-; yo he pensado lo mismo al conocerla, y eso que siendo de Cádiz como soy, ya debería estar acostumbrado a las murallas.
 Carmona es un pueblo de piedra, construido en piedra sobre la piedra -el alcor-. Aún tiemblo al ponerme en la piel de los soldados que se acercaron a conquistar estos muros, y es que sus murallas son cartaginesas, romanas, árabes; ni siquiera su Ayuntamiento pudo con sus puertas; a la vista está que siguen en pie -y eso que quería tirarlas-.
Puertas de Sevilla y de Córdoba. 7.2.2015
A Servilia, mater dedicavit. Museo de la Necrópolis
      Allá por donde pisas, topas con los restos de Carmo; lo más impresionante son su anfiteatro y su necrópolis. Ya suena a tópico eso de visitar tumbas, pero es que aquí entras en las tumbas y ves lo que solo los espíritus veían, a varios metros bajo el suelo. Este cementerio romano de los ss. I a. C-II d.C fue abierto al público en 1887, y aunque para los romanos, los espíritus eran cosa aterradora, han convertido a alguno de estos difuntos en auténticas estrellas locales. Esta triste mujer tiene la mirada perdida porque busca su sarcófago, no lo encuentra; Jorge Bonsor decidió que quedaba mejor en otro lugar. 
    
Elefante de piedra, le falta la tompa.

      La tumba de Servilia, es, a mi juicio, equiparable a las ruinas de algunas de las ciudades romanas más importantes. Pero no es la única, la tumba del elefante es un auténtico santuario, y no me refiero a Attis o Cibeles como se ha propuesto, sino un santuario al amor por la Historia. Los saqueadores han existido siempre, imaginad la escena: unos ladrones deciden que robar este mausoleo no es suficiente y para terminar la gamberrada tiran la estatua del elefante por el pozo de la tumba, la trompa no aparece... ¿Quiénes serían los ladrones; serían romanos, visigodos, vandalos, árabes, cristianos, llevarían traje? Intentaré averiguarlo en mi próxima vuelta a Carmona; aún queda tanto allí por dibujar..

2 comentarios:

Marisa Ortún dijo...

Ameno,interesante y buen dibujante, me encanta !

Chagua dijo...

Es llamativo e ilustrativo lo que cuenta de esta ciudad. Un saludo