miércoles, 29 de abril de 2015

47 sketchcrawl euskalherria



Un fín de semana especial, cargado de buenas vibraciones y buenos momentos. Un entorno bucólico y una compañía de lujo.
 Está estupéndamente salir de nuestra zona habitual para convivir en el dibujo con los amigos del cuaderno. Esta vez nos acercamos al grupo de Euskalherria porque ya llevábamos tiempo queriendo vernos con los del Norte.
Quizá echamos de menos más rato de roce con dibujantes con los que no había coincidido nunca. Con más franceses, pero el volver a reencontrarte con los que ya conoces está fenomenal y tiene una atracción clara.

Me supo a poco. Ya me hubiera gustado que la jornada del sketchcrawl no hubiera acabado, y que el fin de semana no hubiera tenido fín.

La vuelta ha sido dura, pero con las pilas cargadas para próximas convocatorias y animados a volver a coger mochila y saco de dormir para ir a donde haga falta.

Aunque está claro que somos animales de manada y nos gusta eso de estar entre  conocidos.

Aprovechar las pausas para dibujarnos, y esta vez ir retándonos a atrapar lo que comemos.