jueves, 23 de abril de 2015

Sant Jordi 2015 en Catalunya

Hoy, en Catalunya, aunque no ha sido fiesta, ha sido el día del patrón Sant Jordi, y los catalanes, como cada año, lo vivimos como una fiesta en la calle. Las rosas y los libros son este día los protagonistas. La rosa, recuerdo de la leyenda de Sant Jordi, y símbolo de amor que cristalizó de la sangre derramada del dragón, es ahora un gran negocio que hace que se vendan millones de rosas en un solo día. El libro es un homenaje a Miguel de Cervantes, que murió un 23 de abril, y que, a pesar de las malas lenguas, los catalanes nunca han dejado de reconocer la grandeza de este escritor alcalaíno. La tradición del día del libro se remonta al 1926.
Yo he ido a la plaza del pueblo de Hostalric, y desde allí he tomado este apunte de una de las paradas de rosas y libros. 

Como lo de las rosas, por romántico y bonito que parezca, resulta ya un latazo porque te asaltan los vendedores de rosas desde todos los rincones, he optado este año por adquirir una rosa artesana hecha de madera. Y como no, he comprado mi libro, que Sant Jordi no es Sant Jordi si no se compra un libro. He optado por la última obra de Arturo Pérez Reverte, digno sucesor del maestro Cervantes, dada su prolífica y fina prosa. Y en mi cuaderno de apuntes rápidos he dejado este testimonio: