domingo, 26 de julio de 2015

TORLENGUA



En este pueblo rayano tomé el último vaso de vino recio y turbio que había elaborado un paisano. Lo más natural y ecológico, sin duda. Del mismo tipo tuvo que ser el que emplearon las hijas de Lot para emborracharlo y demás.  Otro día fui a comprar tabaco, en aquellos tiempos, y el tendero me sirvió el paquete envuelto en papel de periódico, tras quince minutos de concienzuda manipulación. Entonces no había prisa. Gran pueblo Torlengua. Grandes gentes sus gentes.

2 comentarios:

Juan Gonzalo Miguel Martínez dijo...

¡Gracias Chagua por darnos a conocer los pueblos de tu preciosa provincia!

Fernando Chaguaceda dijo...

Saludos,Lalo