viernes, 25 de marzo de 2016

Eucaliptos a orillas del Río Guadalhorce


El pasado 28 de febrero celebramos el día de nuestra Comunidad andaluza y, por ello, festivo. Hacía tiempo que no iba al Parque Natural de la Desembocadura del río Guadalhorce, en Málaga. Y ese día surgió la oportunidad; un amigo me propuso un paseo por allí: él a ver aves y yo a dibujar algo. Está muy bien organizado y había mucha gente paseando, corriendo, observando aves... Me pareció no estar en Málaga: había silencio, sin gritos, hablando en voz baja para no molestar a la fauna del lugar. Los andaluces somos ruidosos, por eso me llamó la atención.
Es un buen sitio para ir a dibujar, en primer lugar las aves, las lagunas, los observatorios, la gente... Pero a mí lo primero que me atrajo la atención fue este "racimo" de troncos de Eucalipto, al borde de uno de los brazos del río: retorcidos, aprovechando el espacio y la luz, con las manchas de la vejez de sus cortezas. Allí me quedé, a sus pies, viendo pasar -silenciosa- la gente.