lunes, 26 de septiembre de 2016

Dibujando en Lisboa

Vuelvo, con ganas de compartir la buena experiencia de mi estancia en Lisboa. Me he demorado en acercarla a este espacio, pero ... aquí estoy
Gracias a la invitación de Eduardo Salavisa y la Fundación Vieira da Silva para participar en el proyecto "Um ano de desenho para el futuro 2016" pude estar cinco días en Lisboa disfrutando de un "Erasmus para Profesores" que me permitieron estar sóla y en compañía dibujando y reflexionando sobre la obra de Elena Vieira da Silva. 


Me alojé en su casa y era como tenerla cerquita. Entre sus fotos por las paredes de la casa y en el Museo viendo sus cuadros,  acabamos entablando una estrecha amistad ;). Os voy a llenar la entrada con mis apuntes lisboetas, así que disculpas por esta saturación. 

 






Comentaros que el objeto principal del viaje era que el 10 en la Fundación Vieira da Silva hablara de mi dibujo y propusiera un taller."Dibujar, Siempre Aprendiendo" fue mi lema. Quise hacerlo mostrando mi dibujo y destacando lo que aprendo de los demás; de grandes Maestros del Arte y de grandes Maestros y Amigos del cuaderno, como técnica de aprendizaje y motivación para dibujar (falló que no mostrase a la vez imágenes de ellos, pero supuse que los que iban a acudir los conocían, y el tiempo era ajustado. Para la próxima ya sé que no hay que suponer nada.). 


 Aprovechando la obra de Elena Viera da Silva, de la exposición en el Museo propuse aprender de ella. El día de antes; el 9 de septiembre, me dediqué a visitar, analizar y dibujar la obra de esta gran pintora portuguesa que vivió gran parte de su vida en París pero llevo siempre en su retina el cielo y suelo de Lisboa. De alguna manera ha sido, junto a mi cartera amarilla, mi compañera de viaje. Además de mis estimados amigos:  Ana Frazao y Carlos. Eduardo y Rita. A todos ellos gracias por vuestra calurosa acogida.

En óbidos camino de San Martinho 

En San Martinho con los Frazao y sus amigos




San Martinho no quiso que lo viera del todo, será para que vuelva.




Por Lisboa con amigos y artistas


Siempre hay un desastre en el cuaderno que te pide que pares




En los alrededores de la Casa de Elena Vieira da Silva, meditando. Y sabiendo que hay que volver. 





y de esto han pasado unos días, pero me queda el buen sabor, y las ganas de volver.