lunes, 17 de octubre de 2016

Veruela en Hermandad de cuadernos

También estuve en Veruela, y quiero compartir el buen rato que pasé compartiendo aquí con vosotros lo que garabateé en una estupenda jornada de dibujo y convivencia en un paraje excepcional. Lo he titulado  Hermandad, porque el lugar sacro invitaba a hacerlo y porque era un Encuentro entre el colectivo de Ladrones de cuadernos y el comando Zaragoza de De vuelta con el cuaderno, podría haber dicho encuentro de Cofrades del Santo Cuaderno, o devotos del lapicero. Repartidos por la belleza del Monasterio (que  lo reservaba y reservo para algún curso DVCC) y recogidos cada uno en nuestro dibujar parecíamos orantes entregados a la llamada de la belleza de luces y colores.
Me quedé con las ganas de volver a la siguiente jornada programada por Ladrones en Tarazona, pero es difícil conciliar la vida familiar, y más en plenas fiestas del Pilar, y la vocación cuadernil. Espero algún día poder retirarme a la vida contemplativa y dedicarme al dibujo en cuerpo y alma.