jueves, 19 de mayo de 2011

Shanghai (I): El largo camino a China


Bueno, pues después del curso de hace dos semanas y siguiendo lo que hablamos en Málaga, voy a cambiar un poco el estilo de mis post. En este aprovecho para contaros la odisea de coger un vuelo con 3 conexiones, en las que, para variar, ni la primera llega a tiempo. Eso si, aprendí algo nuevo: no importa con quién reserves. En este caso, un tormentón malagueño decidió subir a hacer turismo a Madrid y se retrasaron varias horas todos los vuelos. Nosotros habíamos reservado KML (ergo Air Europa), pero estos habían decidido que el vuelo fuera operado por Spanair, con lo cual ni unos ni otros se hacían cargo del problema. Solución: tomar el nombre por escrito de toda la gente que se estaba lavando las manos, momento en el cual de repente nos encontraron un vuelo via Paris que reducía la espera de dos días a cuatro horas. Menos mal que a la ida nunca facturo, o mi maleta hubiera acabado en el museo Van Gogh.

Y, evidentemente, otro viaje en que no me puedo zafar del Charles de Gaulle, el aeropuerto de mis pesadillas. Aún me queda por encontrar otro que funcione peor en todo el mundo. Colas interminables, controles absurdos, conexiones descabelladas, personal borde ... y precios de reirse por no llorar. Por lo menos en Internacionales te puedes sentar, porque lo que es en la parte de vuelos cortos, hay cuatro bancos mal contados. ¡Evitad el CdG sea como sea!


Unas cuantas horitas más tarde de lo previsto, salida en avión de Air France para Shanghai. Mucho menos espacio para las piernas que en KML, pero por lo menos la comida varió un poco de la clásica pasta a la cosa o ternera en salsa de algo. Montones de películas para escoger, pero hubo suerte y fueron 12 horas de sueño del tirón. Menos mal, porque con el cambio de hora aún tenemos todo el día por delante ..

9 comentarios:

josu maroto dijo...

Esta historia engancha, me he quedado con las ganas

Joaquin dijo...

Es como un culebrón, Jaja. Ma punto el dato del Charles de Gaulle, gracias, Cristina.

AnAis dijo...

Genial este cuaderno tuyo, Cris! :)
Como dice el amigo Josu, es adictivo jeje
Un beso!

Swasky dijo...

Bueno, de aquí creo que podemos sacar un libro o una agencia de viajes. Lo que prefieras. Y de nuevo gracias, gracias y gracias!

Cristina dijo...

Jejeje, esperaos a que os cuente la vuelta, es todavia peor :D:D:D

INMA SERRANO dijo...

Cuánto ha dao de sí el cursito, chica... Qué buen reportaje te has marcao. Más, más...

Fran Gamboa dijo...

Pues es una muy buena manera de contar ilustrando, o ilustrar contando. Por mi parte estaré atento.

clara dijo...

No voy a poder colgar¡. soy incapaz de estar a esta altura...Cristina, estupendo¡¡¡

ricardo azkargorta dijo...

Aquí el cuaderno de viaje cobra toda su dimensión.
Narración de bolsillo.
Muy interesante.