lunes, 5 de septiembre de 2011

Por fin Lisboa

Buenas! Ya tengo de nuevo el escáner a mano y puedo enviar unos cuantos dibujos del simposium USk de Lisboa. Ni que decir tiene que lo pasamos de muerte y yo por lo menos aprendí bastantes cosas.

Empiezo con el panorama en Moleskine japonés que hice durante el sketchcrawl en la Plaza del Comercio, después del taller de Simo. Allí nos juntamos un montón de gente que la mayoría habreis visto en las fotos. Evidentemente, todo el mundo se fue al lado de la sombra, así que tuvimos la ocasión de ver como dibujaban los demás. Muy divertido.



El taller de Nina Johansson sobre cómo componer páginas me resultó particularmente interesante, ya que yo suelo dibujar solamente, sin prestarle atención al cuaderno en si. Ya subiré otro post sobre lo que dibujé a la vuelta después del curso y vereis mejor lo que quiero decir. Como estábamos dibujando en una plaza, se me ocurrió ir girando el cuaderno conforme cambiaba de vista. Lo de usar un elemento para unir las páginas, en este caso el mosaico del suelo, me lo sugirió Nina y me gusta el efecto que quedó. Ahora falta que se me ocurran a mi sola estas cosas :D



También estuve en el taller de Brehm de luz y sombra, donde empezamos con un ejercicio que consistía en dibujar la misma calle en 10, 5 y 3 minutos para ver si podíamos captar lo esencial. Lo mejor del taller fue Alejandra y su licor de ginginja, o como se llamara aquello. El último dibujo se lo saltó, pero creo que le mereció la pena :D



El siguiente ni os cuento en qué taller fue, seguro que lo adivinais. Cuando otra persona te coloca los puntos de fuga, lo del dibujo parece magia, empiezas a tirar lineas y todo sale solo. Eso si, luego lo intentas tu sola y los que se te fugan son los puntos xD

Este punto estuvo bien, porque en otra ocasión en que intenté dibujar aquí mismo, un policía me pidió que no me parara en la zona. En este caso, estaban por allí mirando como dibujaba todo el mundo. El problema más gordo fueron, como no, las palomas y su dichosa puntería.



En el taller de Waterscapes no aprendí gran cosa, básicamente nos llevaron a un mirador y nos dijeron que dibujáramos lo que quisiéramos. Yo hice cuatro dibujos e, increiblemente, en ninguno salía el mar. Cosas del pensamiento paralelo. Por lo demás, lo pasamos muy bien.



Lo mejor del simposium, sin embargo, fue, sin duda, la gente. Conocí a muchísimos artistas cuyo trabajo llevaba años siguiendo y resultaron ser además unas excelentes personas. También encontré nuevos amigos y espero que podamos mantener el contacto. Evidentemente, nos lo pasamos de muerte retratándonos unos a otros. Para muestra, ahí van Alejandra e Isa, dos de mis compis del alma durante esos días.




7 comentarios:

Swasky dijo...

Geniales! Me han gustado todos y ya sabes que cuando escribes el deleite aumenta. Gracias!

AnA dijo...

Cristina, me encanta en especial el del kiosko del taller de waterscapes....el primer taller fue (...)

Luis Ruiz dijo...

Qué buenos, Cris. Ya estaba impaciente esperando tu crónica lisboeta. Me gusta la variedad de formatos y técnicas y, sin embargo, lo inconfundible de tu estilo.

INMA SERRANO dijo...

Lo mismi... Esperaba con ganas ese dibujo del japonés que te vi hacer en dos minutos... Cómo mola la Isabell!

1000000de...Ale dijo...

... confirmas que en la variedad (de estilos y temas) está el gusto. Da gusto verlos

Cristina dijo...

Gracias a todos! Me alegro de que os hayan gustado, yo me lo pase de muerte haciéndolos :D
Subiré el resto al Flickr para no colapsar demasiado por aquí y ya colgaré un par sobre Sintra y el Cafe Chino, que merecen post aparte ;)

clara dijo...

Que buenos verlos y aprender de lo aprendido, aunque lo que permanece es tu impronta.