sábado, 25 de agosto de 2012

Trastos en Berlín

Después de dos años en España estas tres pasadas semanas he estado en mi tierra haciendo un maratón de compromisos, fiestas, visitas, viajes y disfrutando a tope de familia y amigos, por supuesto. También he estado unos días en Berlín para visitar a unos amigos y tuve la suerte de quedar con Omar de los USK Berlín el día que dio un Workshop de dibujo urbano y vi su exposición.

La mañana de aquel sábado salimos los cuatro a desayunar y mientras Alex tardó un poco más Eva, Franzi y yo vimos un sillón antiguo, sucio y bastante gastado en la calle debajo de casa con un cartelito "zu verschenken" (para regalar). Nos gustó y lo "reservamos" para que lo viera Alex. Al final decidieron quedárselo y mandarlo a restaurar. Pero antes le hice un retrato de recuerdo  ...
... que dejamos en la ventana donde habíamos encontrado el sillón para el ex-propietario dando las gracias:
En este momento se asomó un chico que había descargado su coche enfrente y preguntó si nos habíamos decidido llevarlo, si no, se lo quedaba él.
Comentaron mis amigos que al llegar a Berlín hace un par de meses llamaron para que recogieran algunos trastos para tirar y mientras en Mainz, donde vivían antes, estaba prohibido dejarlos en la calle, menos la noche anterior de la recogida, en Berlín les habían dicho que dejasen todo debajo de casa y que si después de tres días seguía allí que llamasen.

Al volver de desayunar el cartelito ya no estaba ...

3 comentarios:

Emily dijo...

Como en Madrid! Genial la idea de regalar un dibujo en cambio.

Aurora Villaviejas dijo...

así da gusto hacer mudanza...

Teresa Giménez Pous dijo...

Bonita historia. Seguro que agradecieron el dibujo.