sábado, 20 de octubre de 2012

Viviendo el La Utopía



Corrala Utopía

En Sevilla existe este edificio que alberga a treinta y seis familias que fueron machacadas por esta crisis y han encontrado un lugar donde vivir. Se llama Corrala la Utopía.

Dibujo la semana pasada el edificio desde fuera con Aurora y se acercan a preguntar por qué lo hacemos. Quiero contar la historia de esta gente.

Vuelvo ayer. Llamo a Elena y me dice que alguien bajará a mi encuentro.

Llega una chica. Es Irma. Me conduce a su piso en la tercera planta de uno de los edificios.

Seis tramos de escaleras y ya estamos.
Vive con Montse. Ambas son trabajadoras sociales, ahora en el paro. 

Me siento invadiendo un poco su  intimidad porque ordenan las cosas cuando llego.
Hacen montones, como hago yo cuando trato de ordenar mi mesa. Rechazo un café que me ofrece.  Entonces se sienta, enciende un cigarro y se relaja.

Gesticula mucho cuando habla. Tiene unos ojos muy bonitos.

Utopía- IRMA- 3 piso

Montse está sentada a su lado. No habla mucho. Su sonrisa constante, casi tímida, me encanta.

Irma es una de las portavoces de los vecinos.  Es del 15 M de la Macarena.
Comienza a contarme la historia completa de la Corrala.

Los vecinos de la Macarena decidieron comenzar la lucha por su cuenta y se organizaron para buscar un techo para vivir.
Conocían este edificio desde siempre. Estaba vacío cuando decidieron entrar en las viviendas hace ya seis meses. La inmobiliaria quebró con los pisos acabados.

"Todos los medios de comunicación, todo el mundo se puso de nuestro lado..." La noticia salió en medios nacionales y extranjeros. 

Utopía- MONTSE - 3 pisoEstán contentas por el último logro de antes de ayer: Mas de cien personas se encerraron en la sucursal de Ibercaja en La Ronda de Capuchinos y consiguieron una reunión con el banco para el próximo martes en la que estará presenta también el defensor del pueblo. 

IBERCAJA compró las viviendas estando ellos ya dentro. Quieren conseguir negociar un alquiler social para las familias. 

"Haber llegado hasta aquí ya es todo un logro.  Siento que todo el mundo está de nuestra parte"

Acabo el dibujo de Montse. Irma me lleva a conocer a Manoli. Bajamos una planta.

En cuanto llego al piso me abraza una niña de unos siete años. Luego me pregunta: "Tú quien eres?"

(... un poco más en mi blog)

9 comentarios:

JavierR dijo...

Inma, tu sensibilidad artística solo podía surgir desde ese lugar profundo desde el que salen, también, los buenos sentimientos. Eso le pasa a las personas buenas, o a las buenas personas. Un abrazo desde Málaga y gracias por agitarnos de nuestras sillas.

Chagua dijo...

Lo primero son las personas. Los bancos deberían perder también de sus ganancias, aunque sean máquinas de ganar dinero. La historia que cuentas es una más de tantas. Espero que les vaya bien a estas personas. Esos dibujos son lo más actual.

INMA SERRANO dijo...

Hay muchas buenas personas por ahí, Javier.
Aunque la historia sea una de tantas, no está mal de vez en cuando escuchar que hay gente que lucha por que cambien las cosas, Chagua.

Gracias a los dos.

clara dijo...

Me gusta este juego de pistas de blog, en blog y al final la historia completa en el tuyo. Ójala fuese así de fácil en la realidad y al final encontráramos la salida del tunel de esta gente y de tantos otros muchos igual que ellos, o peor, porque los utópicos te han encontrado a tí para ponerles colores y palabras, y a nosotros ojos y orejas.

Patrizia Torres dijo...

Qué historia más tremenda, Inma, una de tantas miles que ocurren en estos momentos de crísis. Gracias por compartirla con unos magníficos dibujos cuyos colores aportan rayitos de esperanza.

Félix Tamayo dijo...

Qué gran trabajo!. Estupendo reportaje

Francis dijo...

Que pasada Inma, que maravilla me ha impresionado mucho.
Eres una fiera, felicidades por este gran trabajo.

1000000de...Ale dijo...

De-muestras que los dibujos nunca van solos, siempre van al lado de su historia.
Gracias, Inma, por traernos esta gran historia con tan grandes dibujos.

Emily Nudd Mitchell dijo...

Enhorabuena por el reportaje, Inma, muy bueno.