viernes, 9 de noviembre de 2012

La Perla del Adriático



Hay ciudades que, de tanto oir hablar de ellas, una vez que las visitas decepcionan. Pues bien, Dubrovnik no es una de esas. Situada poco más o menos frente a Venecia en la costa del Adriático y separada del resto de Croacia por la única mini-salida al mar de Bosnia, Dubrovnik impresiona desde lejos a simple golpe de vista. Y eso que Croacia tiene mucho que ofrecer. La panorámica que todo el mundo ha visto desde lo alto del cerro, con sus techos rojos y el mar de un azul intenso, es sólo el principio, porque el centro histórico, con sus edificios ocres, sus torres cuadradas y sus cúpulas es como para echarle varios días, y eso que no es muy grande. Aparte de los capiteles de las columnas, que tienen formas de lo más curiosas, hay caretos esculpidos casi por cualquier parte. Visto ahora, cualquiera diría cuánto lo reventaron durante la guerra de los Balcanes, aunque para ver cómo puede ser de burro el ser humano hay fotos de sobra en el museo gratuito de la ciudad. En fin, un sitio al que volver en cuanto pueda.

3 comentarios:

INMA SERRANO dijo...

Una crónica maravillosa.

Emily Nudd Mitchell dijo...

Cristina, tus dibujos me encantan, tus textos y comentarios también! A ver los siguientes en cuanto vuelvas por alli.

Cristina dijo...

Muchas gracias! Por ahora lo próximo (si no pasa nada chungo) es llevar a mis sobrinas a Disneyland Paris, así que preparaos para el pato Donald :D