miércoles, 12 de diciembre de 2012

Matacía en Orés (Zaragoza) 2012

 Os vengo a hablar de chorizos, pero no de los que estamos acostumbrados a ver en los medios sino de los que se comen. El fin de semana estuve en Orés- que por aquí ya os lo he presentado más de una vez dibujado- por que se celebraba la fiesta del mondongo. Pertenezco a una Asociación Cultural que pretende que las constumbres de ese pueblo no se pierdan, o se recuperen. Hacía tiempo que se pensó que en el pueblo no se celebraba ninguna matacía como antaño se solía hacer en cada casa, cada familia.






 Cuando los niños ya pensaban que los chorizos, las salchicas, las morcillas...eran productos extrusionados que se fabricaban así: cordaditos y en bandeja, incluso con la silueta de Mickey Mouse insertada, un grupo de paisanos se pusieron manos a la obra para recuperar esa tradición y al menos una vez al año se preparase el mondongo entre los del pueblo y no se perdieran ni las recetas, ni los modos y haceres del lugar.



 Aunque todos los años se discuta un poco sobre si los de mi casa echaban tal especia, y los de la otra cuarto y mitad más, al final siempre sale todo estupendo. A los que les gusta enfrascarse y pringarse: allí tienen tarea. Los que quieren aprender o curiosear: también tienen sitio. Este año he aprendido, mejor dicho corroborado, que el cuaderno es un salvaconducto estupendo para estar ahí, hacer compañía y sentirse acompañado y agasajado.


Cuando el personal está trabajando duro uno se cuestiona que eso de estar con el cuadernito trazando líneas y metiendo colores a lo mejor suena un poco de "señoritos", pero resulta que puestos a no ayudar en eso de mondonguear, que una se dedique a dejar constancia de lo que otros hacen no está tan mal visto. Aquí mi homenaje a las mondongueador@s y cortador@s que nos agasajaron con tan ricas viandas comestibles y tanto conocimiento culinario. Todos hemos ganado en kilikos y en saberes. Bueno, todos no, el cerdo sí que salió perdiendo.

12 comentarios:

Juan Mª dijo...

...que en este caso haya pan para tanto chorizo!!!

clara dijo...

En Orés el pan de JAVIER no falta, y bien bueno que está¡¡¡.

Santiago Ríos dijo...

Gran cultura. Que no se pierda. Preciosos dibujos que reflejan el ambiente

ANGEL BELTRAN "GARGABLE" dijo...

con tu buen saber hacer, has dejado constancia de la tradición , que no se debe perder, ayuda a las buenas relaciones entre vecinos , al conocimiento de nuevos pueblos para los demás que no salimos mucho de las ciudades, fantastico trabajo, saludos.

Chagua dijo...

Va a llegar un momento en que no vamos a saber cuándo se siembran los ajos, ni si cabeza abajo o arriba, o si en luna creciente o menguante. Es cierto que se pierden las tradiciones. La de la matanza es una de ellas. Junto con los dibujos, la receta. Ahora es fundamental.
Saludos.

Patrizia Torres dijo...

Buenísimo reportaje etnográfico, Clara, ahí queda para dejar constancia.

clara dijo...

Patricia, lo peor de todo es que también se queda en mi cadera.

Teresa Giménez Pous dijo...

Precioso. Una manera muy bella de conservar las buenas costumbres.
Lo has plasmado de maravilla.

amparo dijo...

A mí también me parece muuuuuy interesante y antropológico.

Eduardo Vicente dijo...

Me parece un reportaje sensacional y mas para mi que no he estado nunca en una fiesta de esas. Gracias Clara.

INMA SERRANO dijo...

Muy buen reportaje. En Extremadura se hace la "matanza didáctica" para que vayan los alumnos de los colegios y la tradición no se pierda. Esto está muy bien explicado Clara. Como se nota el rollo profe...

clara dijo...

Aquí la primera vez se mató al cerdo con las puertas abiertas y se nos denunció por hacer espectáculo de la muerte de un animal y por poder herir la sensibilidad de los niños. Los recuerdo con cara de felicidad y entusiasmo casi lanzándose encima del matarife para verle las "salchichas ya hechas" -eran los intestinos-,... y desde entonces no se puede acceder a esa parte, menos con cámara de fotos. Con cuaderno no probé, llegué horas más tarde.