viernes, 21 de diciembre de 2012

Reflexiones sobre la estética...

Las mujeres tenemos cosas raras, como los días en los que tienes que ir por necesidad a  la peluquería para solucionarte un poco la vida.

El tinte y el corte de pelo me generan un sentimiento de amor-odio difícil de explicar. No son cosas que me guste hacer para nada, pero hay días en los que son fundamentales para conservar mi equilibrio emocional.

Estas últimas semanas de caos total he tenido que buscar un rato para pelarme y teñirme. Y aunque llevaba ya casi tres meses sin importarme un bledo cómo tengo los pelos, de repente el domingo pasado decidí que era una necesidad vital cortarme el pelo para volver a ser persona. 

Hasta ayer no pude hacerlo y andaba con el sinvivir, como pollo sin cabeza.

Será que al final el aspecto exterior nos marca también por dentro. Si el fin del mundo llega hoy, al menos que me pille con buena cara. 


Peluquería (fragmento)

Esperando mi turno me entero de que Belén Estéban ha hecho unas declaraciones diciendo que el culo que tiene es suyo, que no se lo ha operado. 

De ahí la cara que tengo en este autorretrato con fondo de peluquería...

Felices Fiestas para todos!

3 comentarios:

Juan Mª dijo...

No ha habido suerte, el mundo sigue existiendo, ...y yo con estos pelos

ANGEL BELTRAN "GARGABLE" dijo...

pues hablando de pelos , que suerte teneis, yo tengo el helipuerto despejado, ni lloviendo crece nada, gracias por los detalles de la belen ,la tenia a la pobre muy olvidada, decir que tus reflexiones me gustan tanto como los dibujos es poco, pues nada que ¡feliz navidad!.

Teresa Giménez Pous dijo...

ja, ja, ja, cuanta razón tienes en lo que dices......

Felices Fiestas.