domingo, 3 de noviembre de 2013

Bicitaxi

Málaga, rickshaw 
Un río de turistas italoparlantes avanza desde el puerto; un gran barco ha debido de descargar su pasaje. "il duomo" "passeggiata" "centro storico" distingo entre otras expresiones. Interceptando su paso, una batería de bicitaxis aguardan para hacer su agosto. Recuerdo las pelis de mi infancia, en las que rickshaws orientales trasladaban a extranjeros entre el gentío a través de ciudades exóticas; es curioso ver la idea actualizada. Me maravilla la capacidad de los conductores (¿se llaman así?) para adivinar la nacionalidad del posible cliente de un solo golpe de vista, para después interpelarles en su idioma.

1 comentario:

1000000de...Ale dijo...

Que gusto de ver tus lineas, tus blancos, tus colores, tus letras, ... organizando una historia y una reflexión.
Gracias, Luis.