jueves, 28 de noviembre de 2013

Grandes abrazos, amplias sonrisas.

Hace unos días tuve la ocasión de viajar otra vez a Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, por trabajo. En esta ocasión fui a visitar el Orfanato Nª Sª de la Almudena, cuya escuela acoge a unos 700 alumnos de los cuales 75 son niños huérfanos entre 0 y 14 años. Además de una maleta cargada de ropa infantil, material escolar y pañales, me llevé un rollo de papel de dibujo y un montón de rotuladores : la única manera que encontré de armarme de valor y enfrentarme a la mirada de esos niños. Y ahí que nos tiramos todos al suelo a pintar .


Orfanato N S de la Almudena, Malabo, Guinea I
Pasé una mañana emocionante con estos niños que sólo querían tocarme y abrazarme, las más pequeñas me tocaban el pelo como si fuera un tejido nuevo (tan fino y de color tan diferente les parecía), y todos me agarraban de la mano, me abrazaban y querían que los cogiera en brazos. Las niñas mayores, preciosas y simpatiquísimas, me hicieron de guía y ayudantes, unas mujercitas ya maduras a los 11 años.




Orfanato Malabo II
 Cuando regresé, mi madre me preguntó cómo había visto yo a esos niños, a lo que le respondí que me parecieron unos niños alegres, risueños pero muy deseosos de contacto físico (imagino que las noches serán largas y muy duras, y no sólo para los más pequeños...).



Malabo niños I

A mediodía visité los colegios Virgen de África y Virgen del Carmen con los responsables de la fundación Sepla-Ayuda que lleva varios años trabajando en proyectos socioeducativos, como la construcción de un pozo, la provisión de fondos para bibliotecas escolares y la creación y sostenimiento de un aula para disminuídos psíquicos.


Malabo niños III



Y todo en el barrio más deprimido de Malabo -si cabe- con callejuelas de tierra y casas amontonadas con techos de uralita, y muchas con telas o cortinas en lugar de puertas. Un barrio por el que el resto de los habitantes de la ciudad no pasa jamás pero en el que los niños también te reciben con una sonrisa y un gran abrazo.

Cuánto aprende una de estas situaciones...

(Podéis ver más dibujos aquí).

18 comentarios:

clara dijo...

preciosa la experiencia y los dibujos.

Patrizia Torres dijo...

La experiencia fantástica y enriquecedora, Clara. Me quedan el recuerdo y el testimonio gráfico de los dibujos, siempre estarán ahí.

Chagua dijo...

Gran testimonio el de los dibujos y el del texto. Ambos transmiten los suyo.

Inma Serrano dijo...

Qué bonito reportaje Patricia!

Patrizia Torres dijo...

Gracias, Chagua, los dibujos transmiten lo que me transmitieron los niños, tan intenso fue el día.

Inma, siempre me acuerdo de ti cuando los niños se me suben encima para ver cómo dibujo, tú ya conoces esa sensación de amontonamiento...

Rincón dijo...

Bonito post Patrizia y bien ilustrado (los niños te quedan geniales)

Javier de Blas dijo...

Frescura y honestidad. No hay mayores tesoros para una/un artista. Preciosos dibujos, Patricia.

Patrizia Torres dijo...

Gracias Alfredo, los niños son mi debilidad, dan tanto juego en (y con) una página en blanco.

Javier, ¿qué puedo decir de unas palabras así? Gracias...

EclecticBox dijo...

Que buen ejemplo de reportaje gráfico Patrizia!
Se que cada día no se tienen experiencias como la que compartes aquí, pero me encantaría que en este blog hubiesen más entradas como la tuya y menos ¨postales¨… Ála, ya lo he dicho!
Por lo demás, subscribo ya que no se puede mejorar lo que te ha dicho Javier de Blas!

Miguel Herranz dijo...

Fantástico trabajo. Totalmente de acuerdo con César.

William Cordero dijo...

Patrizia, que dibujos tan carismáticos... transmiten muchas emociones, me conecté con ellos.

murdi dijo...

Gracias Patrizia por compartir tu experiencia. Fantásticos tus dibujos como siempre

Luis Ruiz dijo...

Me sumo al coro de bien merecidos elogios. Da gusto ver entradas así en el blog; felicidades, Patrizia.

AnA dijo...

Pocas veces, quizá por falta de tiempo, o por que me paso en los últimos tiempos en el hospital, hago comentarios,.... en esta ocasión tu reportaje me ha llamado poderosamente la atención...suscribo lo dicho por Javier: Espontaneidad y Frescura...es de agradecer!

Aurora Villaviejas dijo...

Qué bueno, Patri!

Aurora Villaviejas dijo...

Qué bueno, Patri!

Patrizia Torres dijo...

Os agradezco a todos vuestras palabras, son muy estimulantes y me animan un montón. Como muy bien dice César, no se viven estas experiencias todos los días pero cuando te las encuentras, hay que vivirlas a tope. Y compartirlas. O al menos eso es lo que pienso.
Gracias a todos, de verdad.

ANGEL BELTRAN "GARGABLE" dijo...

una dura historia, muchas personas colaboran dia a dia y con su trabajo hacen más llevadera la vida a aquellos más desfavorecidos, tu trabajo fantastico, transmite belleza emoción y lo mejor sentimientos, muchas felicidades.