domingo, 10 de noviembre de 2013

Una adolescencia sobre ruedas.

De vez en cuando te encuentras con historias en tu camino que te llenan de admiración y te dan qué pensar sobre la juventud, la templanza, la valentía ante la incertidumbre, el esfuerzo y la perseverancia. La vida...

El primo del mejor amigo de mi hijo, al terminar el bachillerato, estima que no es el momento aún de elegir carrera universitaria con 18 años que tiene, y decide emprender un viaje de un año por Europa. En bicicleta. Y solo.
Además de recorrer y descubrir mundo sobre su Gitane, Armand pretende reafirmar ciertos valores como la solidaridad, la ayuda mutua, la relación con la naturaleza y el entorno, una mejor ecología de vida para cada uno, tal como publica en su blog. Intentará alojarse la mayoría de las veces en casas particulares y descubrir la cultura de sus habitantes, sus pasiones y escuchar su historia.


 A pesar de tener ofertas de acompañamiento por parte de amigos, Armand decidió emprender solo este viaje para tener la oportunidad de conocer más y mejor a las personas con las que se encontrará por el camino, un camino que tomó el pasado 20 de agosto en Arlon, en el sur de Bélgica donde vive, y que le traerá de vuelta a casa en agosto del año que viene. Tiene un presupuesto ajustado para el que ha trabajado el año anterior, 8€ al día de media, pero claro, a veces se desajusta un poco (¿Cómo no pagar, nos decía, los 13€ que cuesta la entrada a la Alhambra?).

Lo hemos conocido en su etapa malagueña y su historia nos ha encantado, para que luego digan de los adolescentes pegados a las maquinitas... Y mi hijo, que aún no ha cumplido los trece años, ya me ha dicho que me fuera haciendo a la idea porque él, al terminar el bachillerato, querrá hacer lo mismo (!!)

Podéis seguir el relato de su aventura y ver las fotos de su viaje aquí.








3 comentarios:

Juan María Josa dijo...

todos estamos ya muy alienados y alineados, animo a ese muchacho,...a tu hijo, y a la que le dibuja!!

Patrizia Torres dijo...

Las preguntas más repetidas que le hicimos al muchacho -¿y qué pensaron tus padres cuando les contaste tus planes? o ¿ cómo lo vive tu madre ?- me van preparando para cuando llegue el momento. Desde luego que hace falta dar muchos ánimos a las madres de jóvenes así de aventureros !!

Inma Serrano dijo...

Es muy alentador y necesario.
El ver y leer esto me da un poco de esperanza.