jueves, 17 de abril de 2014

Crohn.

Mi hijo Miguel padece la enfermedad de Crohn y ayer pasó la mañana en el hospital recibiendo su primera sesión de Remicade. Aguantó estoicamente, del mismo modo que soporta las continuas pequeñas torturas a las que lo someten desde hace tiempo y cada vez más consciente de que esto le acompañará durante mucho tiempo. Creo que su capacidad de aguante se ve reforzada por lo mucho que le gusta dibujar, por los cómics que devora y por la inestimable compañía, entre otros muchos, de Bob Dylan, The Doors, Ramones, Artic Monkeys y, sobre todo,  Bill Evans. Este dibujo es para ti, Miguel y, también, para todos aquellos que sufren este tipo de dolencias crónicas.

10 comentarios:

Julián Ardura dijo...

¡Ánimo Miguel!, seguro que teniendo cerca personas como tu padre y tu familia, la dolencia se hace más llevadera. Estoy contigo en que Bill Evans ayuda mucho. Un abrazo.

Félix Tamayo dijo...

Sí, se puede apreciar en el retrato esa resignación, Un gran abrazo!

Marie-Paule Barco dijo...

Los amigos y los dibujos son maravillosos medicamentos. Animo Miguel ! Un abrazo.

ricardo azkargorta celaya dijo...

que bueno el dibujo, y que bien refleja lo que comentas. Animo Miguel!!

Eduardo Baamonde dijo...

Gracias a todos. Estas sesiones duran entre 3 y 4 horas. Hay tiempo para hablar, leer, dibujar y, sobre todo, pensar. En muchas cosas, claro y, entre ellas, sobre nuestra fragilidad e insignificancia. Le sentarán muy bien vuestras palabras de ánimo.

Nacho Zaragoza dijo...

Saludos y ánimo a los dos, Eduardo.

marga dijo...

Mucho ánimo. Y bonito dibujo

Josu Maroto dijo...

todo mi ánimo para ti y para tu hijo!!! un abrazo

Fernando Antonio Benito Diaz-Guerra dijo...

Por experiencia propia, dibujar a un ser muy querido que sufre es un acto muy doloroso. Pero es una poderosa energía terapéutica para los dos. El amor por tu hijo queda plasmado en tu dibujo para siempre y él estará deseando devolverte esa energía. Espero que el siguiente retrato que le hagas sea el más alegre y luminoso que nunca hayas dibujado. Un abrazo.

Ana dijo...

El dibujo es maravilloso, Miguel tiene suerte de contar con un padre como tú. Mucho ánimo para los dos, de todas las experiencias, por duras que sean, se saca algo en limpio, alguna lección válida. Ánimo y abrazos.