martes, 3 de junio de 2014

Tricolores por las calles de Zaragoza

Ayer salí a la calle y me encantó llevar una caja de lápices y un cuaderno para hacer uso de los tres fundamentales para la ocasión: amarillo, rojo y violeta.
Ayer no pude ser fiel al manifiesto USK, me salté la parte de copiar exactamente la realidad. El dibujo es lo que tiene, permite licencias que van más allá de lo que realmente ves con los ojos de mirar y no con los del corazón. La enorme bandera Roja-amarilla-Roja, (que no me molesta, pero prefiero la Roja-amarilla-violeta por lo que representa) pude cambiarla por arte gráfico. Ójala todo fuese tan sencillo como eso, cambiar de un lápiz de color tomado tranquílamente de la misma caja.
Fuimos muchos, y en muchos lugares, así que a por la roja...amarilla y violeta.

5 comentarios:

Pedro Barahona Rodriguez dijo...

Como admiro a los norteamericanos que llevan 300 años con la misma bandera a pesar de haber tenido una cruenta guerra civil entre medias.
La bandera siempre representó a su país, cada estrella uno de los 50 estados de la unión y nunca una u otra ideología.

Pedro Barahona Rodriguez dijo...

Como admiro a los norteamericanos que llevan 300 años con la misma bandera a pesar de haber tenido una cruenta guerra civil entre medias.
La bandera siempre representó a su país, cada estrella uno de los 50 estados de la unión y nunca una u otra ideología.

Fernando Antonio Benito Diaz-Guerra dijo...

Clara muy bueno y emocionante el reportaje porque saca a la luz lo que no se puede ver en los medios y es una realidad.

clara dijo...

A mi me dan igual las banderas, pero no lo que representan . Yo la bandera tal cual me resulta más cómoda de dibujar, menos lapiceros, pero creo que la monarquía está muy bien para ir a verla y dibujarla al Museo del Prado, si no que se lo digan a Goya...

Pedro Barahona Rodriguez dijo...

Bueno Clara, no voy a meterme en una discusión sobre banderas en un blog de dibujo urbano, pero la bandera actual lo es desde 1785, fue la enseña del pueblo contra Napoleón, la adoptaron las Cortes de Cádiz y también la adoptó la Primera República cambiando únicamente el escudo. Sólo la Segunda República cambió los colores, si la segunda república hubiera dejado los colores de siempre cambiando el escudo no tendríamos la lucha de banderas que tenemos actualmente.
Esto lo digo con todo el respeto a las ideas contrarias y pensando que lo de república o monarquía es indiferente a los efectos de unos colores que nos representen a los españoles.
A mi no me importaría que en España tuviésemos una República, incluso con Julio Anguita de presidente que creo que lo haría muy bien, pero no veo que tiene eso que ver con cambiar los colores a la bandera.
Eso es lo que admiro de la bandera americana.
Un muy cariñoso saludo.
Por cierto, tus dibujos como siempre muy buenos, el mejor el primero.