viernes, 10 de octubre de 2014

¡ÁMONO, ÁMONO, PA JERÉ, PA JERÉ, DE LA FRONTERA!


 LOS SÍMBOLOS DE JEREZ DE LA FRONTERA


Pocas personas de las que hoy pasean por la Calle Larga, han conocido el paisaje de la ciudad de Jerez sin este edificio construido por Anibal González, sí, el mismo arquitecto de la Plaza España de Sevilla, en 1928.
El edificio es como una tarta nupcial y se ha convertido en un simpático símbolo de la arquitectura jerezana. Además, unas letras de un color rojo desgastado nos hablan de la bodega más antigua de Jerez, las bodegas Fundador, de los Domecq, los mecenas del edificio.

Otro gran simbolo de Jerez es el caballo, pues en esta ciudad se encuentra la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, gracias a que Álvaro Domecq recibió para él y para su ciudad, Jerez, el galardón del caballo de oro. Desde entonces podemos ver caballos bailando al son del arte más andaluz. Es por esto que es ineludible pensar en Jerez como la ciudad del caballo, algunos rincones de la ciudad nos lo recuerdan cuando menos lo esperamos. En la pequeña Placita de Belén, se encuentra este pequeño caballo que Córdoba le cedió hace ya algunas décadas, ¿No os recuerda al otro símbolo cordobés, el situado en la Plaza del Potro? En Jerez las rotondas abundan, pero no son desagradables, pues se pueden ver caballos de colores, un quijotesco caballo de hojalata o hasta un carruaje tirado por seis equinos. Mientras dibujaba el caballito, un concierto de ópera en la vecina Plaza de la Asunción me estaba relajando tanto que casi se me cae el pincel de la mano.

El otro gran símbolo, y en el que no me extenderé por haberle dedicado la anterior entrada del blog, es el Alcázar de Jerez, sobre todo esta dichosa torre almohade que me tiene obsesionado, su forma octogonal dan ganas de dibujarla desde arriba, desde abajo, de perfil, al sol y a la sombra.




Por último, la patria chica de Lola Fores, su barrio de San Miguel, cuya iglesia de 1484 despunta en el paisaje por su elevada posición en la orografía jerezana, pues algunas de sus cuestas son auténticas montañitas para el que se ha tomado unos vinitos un ratito antes. La humilde vivienda de la faraona, señalada por una pobre placa nos dicen que este barrio es de gente humilde, ya se acerca diciembre, los amantes del flamenco estan de enhorabuena si vienen por este barrio y se topan con una buena zambomba.

4 comentarios:

Chagua dijo...

Gracias a tus preciosos dibujos y a los comentarios he visto Jerez con otros ojos. Estuve por allí cuando se inauguró el circuito de F1, "amos", hace un ratillo...
Saludos.

Jonatan Alcina dijo...

Gracias a tí, Chagua!

Patrizia Torres dijo...

Joni, me encantan tus dibujos y tus explicaciones. Gracias !

Jonatan Alcina dijo...

Gracias, Patricia, todo un honor viniendo de una gran cuadernista como tú!