jueves, 20 de noviembre de 2014

Desde mi balcón.


El dibujo de arquitectura y yo no somos muy buenos amigos, nos llevamos,
 pero en este caso se trata de una  vista
a la que ya tengo cierto cariño por tenerla a diario frente a mí.
Un colega me dijo, "me gusta el dibujo, pero mejor cámbiate de barrio", la verdad es que debido al uso de las líneas todo parece más cochambroso de lo que es en la realidad. 
No temais, el tejado no se me caerá encima, está puesto nuevo.
Por aquí el sonido de la urraca es uno de los más reconocibles, ¿ veis alguna en el dibujo?





                                                             http://abocetadas.blogspot.com.es/


6 comentarios:

Juan María Josa dijo...

torcer las lineas es fundamental para hacer más amable el entorno, ¡sigue viviendo en este barrio dibujado!

Joaquín Aragón Vega dijo...

Estoy contigo Juan, me encanta tu frase. Además, si algo bueno tiene el dibujo es dar nuestra visión absolutamente personal de las cosas.

Chagua dijo...

Es un dibujo de cuento. Y la urraca vigilando desde lo alto. A las urracas no se les escapa nada, ni siquiera tú cuando dibujabas esta bella escena, tenlo en cuenta. Un saludo.

Isabell Seidel dijo...

Me encanta como se integra el fondo con el primer plano a través del lápiz. delicioso dibujo Joaquín!

Javier de Blas dijo...

Precioso dibujo, Joaquín.

Joaquín Aragón Vega dijo...

Gracias Chagua, Isabel y Javier. :)