lunes, 6 de febrero de 2017

DIBUJANDO NATURALEZAS MUERTAS: MUSEO DE HISTORIA NATURAL DE BASILEA (SUIZA)



 Los días de lluvia, que por Europa son muy numerosos, se convierten en jornadas de dibujo bajo techo, y nada mejor que un museo para pasar las horas.
En esta ocasión la ciudad suiza de Basilea (Basel en alemán) me dio la oportunidad de ver de cerca dinosaurios, algunos esqueletos reales y otros solo copias, pero no obstante permiten al dibujante ejercitarse en el noble arte del dibujo. Aunque lo que vi no eran bodegones eran naturaleza, y dicho sea de paso, estaba muy muerta.

Tras sentarme tranquilamente en una de las muchas sillas de que disponen desenfundé por primera vez una pluma Sailor que me había regalado Celia Burgos . En esta ocasión prescindí del encuadre a lápiz y dejé fluir la tinta rematándolo con lápiz acuarelable por si en el transcurso del día decidía darle agua, pero preferí dejarlo así..





Tras varios dibujos volví rápidamente a utilizar mi rotulador de punta fina para retratar a esta reconstrucción de un mamut a tamaño real, unas acuarelas y listo.






Finalmente, tras dibujar con mi rotulador a esta reproducción a tamaño también real de un calamar gigante, decidí volver a la Sailor para retratar a unos animalillos disecados que hacían las delicias de los niños, a los que serví de entretenimiento mientras los padres respiraban tranquilos por un momento.



 Y diréis con razón, lo difícil está en dibujarlos vivos, y así es. Los zoos de la zona están cerrados de momento, que allí es invierno de verdad, pero os dejo con un dibujo de un oso vivito y coleando que pude dibujar en verano en una reserva de la selva negra; el urogallo de abajo estaba también disecado.