miércoles, 26 de marzo de 2014

Retales de Cádiz



A veces me parece que por Cádiz no pasa el ritmo del tiempo y que es ajena al resto de la civilización. Y que las ruinas se aferran a lo que les queda de vida tratando de resistir al levante, al salitre y al cambio de mareas del océano Atlántico.
Me sobrecoge este paisaje, tan frecuente aquí y ver esta salina, de la época  romana, cuyos tablones de madera están ya casi abandonados a su suerte, sin saber ni cómo han resistido a la interperie.





Como ocurre con las casas de pescadores. Siguen quedando estos rincones, un poco recónditos, en la Bahía. 
Unas pequeñas barquitas se mantienen, porque los abuelos aún salen a pescar o porque han transmitido esta tradición  a sus hijos o nietos, como estilo de vida, y porque la falta de trabajo aquí hace que la gente sepa vivir con lo que tiene y sacarle al mar ricos manjares.



No se cuánto tiempo podrán resistir estas construcciones, pero vale la pena pararse a mirar lo que cuentan, antes de que desaparezcan.

7 comentarios:

Jonatan Alcina dijo...

Cádiz ha ganado mucho con tu fichaje querida amiga!! Buenísimos dibujos!

Inma Serrano dijo...

Qué buen sitio! Ya estoy deseando de que me lleves otra vez por ahí a comer pescaíto frito, en Cádiz se para el tiempo.

celia burgos dijo...

Pa fichaje tú, Joni ;D

celia burgos dijo...

Eso está hecho Inma!

Inma Serrano dijo...

Eres la dibujante más grande que conozco. Que lo sepas!

Aurora Villaviejas dijo...

Se me cae la baba...

celia burgos dijo...

anda dejad el vino,...jajaja