domingo, 25 de enero de 2015

El Alentejo

Sev_Alent2s
Retratos de Javier Muñoz. Mértola: Calle principal, limonero en la hospedería Rita, Barrio árabe desde la H.Rita


Después de Reyes, Charo, Frida y yo fuimos a Sevilla a despedir a nuestro ahijado Javier, que se volvía a continuar su beca allende los mares Después de Reyes, Charo, Frida y yo fuimos a Sevilla a despedir a nuestro ahijado Javier, que se volvía a continuar su beca en NY. Regresamos por El Alentejo, del que tan bien nos habían hablado los portugueses. Y no nos defraudó, aunque tuvimos que acortar el viaje porque al tercer día empezaba un temporal que nos hizo cruzar Cáceres y Burgos bien salpicados de nieve.
Mértola y la Mina de San Antonio son especialmente atractivas porque conservan el sentido de lo pequeño íntimo y cuidado y una marcada y bien conservada personalidad, cada cual en su estilo. Serpa tampoco pierde interés, pero no me dio tiempo ni a un pequeño apunte. Ciudades más grandes como Beja y Estremoz, aun siendo de admirar, no nos impresionaron tanto.
. Regresamos por El Alentejo, del que tan bien nos habían hablado los portugueses. Y no nos defraudó, aunque tuvimos que acortar el viaje porque al tercer día empezaba un temporal que nos hizo cruzar Cáceres y Burgos bien salpicados de nieve.
Mértola y la Mina de San Antonio son especialmente atractivas porque conservan el sentido de lo pequeño íntimo y cuidado y una marcada y bien conservada personalidad, cada cual en su estilo. Serpa tampoco pierde interés, pero no me dio tiempo ni a un pequeño apunte. Ciudades más grandes como Beja y Estremoz, aun siendo de admirar, no nos impresionaron tanto.